Sobre lo efímero

20190213_181611

Nada es para siempre, nada excepto la vida porque sin ella dejamos de tener consciencia y sin consciencia no hay memoria ni tiempo.

Qué hacer con la vida cuando el amor es efímero?

Algunos caen en un permanente estado de melancolía, otros se ilusionan acumulando idilios que tejen cual encaje de bolillos, los más valientes se aferran a un sólo amor que fue, es y será aunque se apague.Y tambien están los que ven que el amor no está fuera sino dentro. Dentro de cada uno de nosotros, de nuestros pensamientos, actitudes, conductas, deseos, sueños…

El amor romántico siempre fue efímero. El amor a la vida; eso sólo desaparece con la muerte.

Amemos la vida, enamorémonos de ella. Tal vez sea ese el secreto de la felicidad eterna; aunque la felicidad, también sea efímera.

Anuncios

Emotions

heart-1192662_1920

Se encontraron sus miradas y después de unos minutos, el miedo se enamoró de la esperanza. Él era tímido y sensible, ella valiente e imprudente. Eran la pareja perfecta.

Durante un tiempo fueron felices, hasta que llegó ella, la duda. Sus grandes ojos y sus preciosas piernas, hipnotizaron al miedo.

Él no podía dejar de mirarla, le seducía y desconcertaba.

Los días felices con la esperanza no sirvieron para romper el atractivo hacia la duda.

El miedo se dejó atrapar y alejó a la esperanza. La duda, muy sensual lo dominaba.

La esperanza amorosa y comprensiva se quedó en un rincón sin saber muy bien qué hacer con el miedo que ya apenas la miraba. Durante un tiempo se hizo invisible en su aislamiento. Pero ella sabía sin embargo, que en el fondo, el miedo seguía necesitándola porque de no ser así, sus días junto a la duda podían llegar a ser muy inciertos.

Se decidió a hacer algo; algo muy loco e imprudente. Respiró profundo y haciendo gala de su valentía y serenidad,le reveló al miedo su gran secreto: ¿Tú sabes quiénes somos?. El miedo se encogió de hombros.

Somos emociones. Nuestro trazado
y recorrido en la vida de las personas
condiciona su identidad.Y la identidad
define la felicidad.

Por eso,
somos lo que pensamos,
pensamos lo que tememos.
Tememos lo que sentimos,
sentimos lo que perdemos.
Olvidamos el presente,
deseamos el futuro
y pensando sin sentir
decidimos y cambiamos
sin entender lo que somos.
La duda,
jamás te hará felíz.

El miedo comprendió el mensaje de la esperanza. La miró fijamente a los ojos y caminó de su lado, alejándose para siempre de la duda.

Y dicen que el miedo, nunca mas volvió a ser el mismo.

La “magia” cotidiana

20181209_211341

Alguna vez os habéis preguntado si la “magia” existe?

Hay verdades que aunque parecen evidentes , ante las mentes de quienes prefieren verlo de otra manera, se transforman “mágicamente”.

La cotidianidad demuestra, que un mismo hecho siempre tiene varias interpretaciones. Unas más razonables, otras no tan lógicas aunque no por ello menos válidas, al menos para quienes las sustentan.

Entonces la verdad existe o tan sólo es un imaginario de nuestra mente? Tiene la “magia” algo que ver en ello?

Siempre hemos usado la palabra magia como metáfora de los momentos especiales, esos que todos hemos sentido alguna vez al lado de un ser, tambien especial o para describir el ilusionismo de algunos artistas que nos hacen creer en lo imposible; los magos.

Pero tal vez la “magia” ocurre, en las cosas más cotidianas: aclarando lo inexplicable, dando sentido a lo absurdo en medio de la más poderosa sin razón, aliviándonos cuando consciente o inconscientemente nos mentimos a nosotros mismos, confirmando o negando evidencias.

Esa “magia” cotidiana que colorea pensamientos, reconstruye ideas, transforma hechos. Esa “magia” cotidiana que nos hace felices o infelices.

Esta claro, la “magia” sí existe. Está en nuestra mente y sirve para que creamos lo que queremos creer.

Nunca Jamás no es un país

20181014_172003

A veces la vida te lleva de vuelta al principio,a muchos principios que no esperabas volver a experimentar, porque los principios son por definición eso mismo.

Y me refiero de manera especial al hecho de que normalmente no asumimos la imposibilidad casual del “nunca jamás” (ésto se va a repetir).

Vives, exploras situaciones, te decepcionas o no, pero “nunca jamás” piensas que volverás al principio.

Si la experiencia es un grado, por qué no siempre avanzamos?

Peter Pan hablaba del País de “nunca jamás”. Ese lugar único que no debía desaparecer de nuestras mentes, porque sin él dejaríamos de ser o de tener lo más importante: la inocencia.

Volver al principio eternamente es en el fondo, la esencia de la vida. Y aunque nos neguemos, esta vez sí, “nunca jamás” podremos evitarlo.

Pausa

FB_IMG_1536754253312

No quiero el recuerdo, quiero el cuerpo:
Se derrumba la vida sin el tacto, sin la mirada,
sin la presencia.

No quiero la duda, prefiero el miedo:
siempre fui valiente, sensible
e imprudente.

No quiero el deseo, quiero los labios:
El beso, la palabra, el suspiro, la sonrisa.

No quiero mensajes sutiles ni edulcorados.
No quiero indirectas, ni chantajes.

No quiero pausas ni tiempo perdido.
Es demasiado tarde para andar con prisas.

Adiós

El instante se desvanece
y dibujo el trazo del
siguiente segundo.

Nunca digo adiós.

Hasta “luego” te susurro,
un “luego” incierto y
evanescente.

Levantas tu mano, sonríes
y cierras la puerta: “estamos
en contacto”.

Encripto la imagen
en mi retina y
la nostalgia en mi
memoria.

Sueño de ilusión en cada sol,
de añoranza en cada luna.

Te espero y te recuerdo,
días, semanas, meses…
cada vez menos.

Tu imagen se desdibuja

y casi sin quererlo,
sin saber por qué,
un día cualquiera
de repente, te digo adiós.

Aunque yo,
nunca lo digo.

rosa negra

Los años

IMG_20180908_232530_799

El tiempo confunde.
Te miro, me observas
pasan los años.

¿A dónde fueron
las horas de la vida?
…me dices.

Miro mi niña interior y
la juventud de mis sueños:
respiro, soy libre; aún lo soy.

Los años no tienen
principio, no encuentran
final, te contesto.

Si te encadenas
a la tristeza de
envejecer perdiendo,
mueres.

La vida no tiene
fecha de caducidad.

Que no te mientan.